VIDEOS DE TOROS

perro disfraz vaca

Artículo de opinión de Alberto de Jesús, disponible también en Mundotoro.

 

Después de ver las tropelías que está formando el gobierno progresista con su Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y su flamante Dirección General de Bienestar Animal, un organismo que depende de la vicepresidencia segunda del Gobierno y que dirige Sergio García Torres, el que fuera anteriormente responsable del área de protección animal de Podemos, y que se lleva 80.000 euros del ala cada año, pero que deja morir a decenas de miles de ganado bravo, este iluminado dice entre otras cosas:

 

«Queremos incluir a los animales dentro del núcleo familiar” y pretende además crear el registro estatal de animales, bajar el IVA veterinario al 10% y modificar el Código Civil y el Penal para castigar a quien maltrate animales, o lleve a sus hijos a espectáculos que él crea no adecuados. Ya solo nos falta que les dé derechos a sus dueños para que elijan lo que les gustaría que sean sus mascotas. Una ficción que podría llegar a ser realidad como a cualquier iluminado se le ocurra tal majadería.

‘Ya que hablan de derechos de los animales, que les pregunten a sus mascotas si desean que las capen o esterilicen’.

A ver si después de darle tanto derecho a los animales, al menos se les permite elegir a las mascotas entre si desea que lo capen o esterilicen para no procrear porque este ministerio lo consiente. Pero ya os digo yo que los perros y gatos dirán que ni hablar, que si quieren cortarse los cojones a alguien, que se los seccionen sus dueños primero. Este director está jugando a ser Dios, “tú puedes perpetuar tu reata, y tú no”, y se queda tan pancho esperando que llegue su nómina mensual, que pagamos todos nosotros.

 

Sergio, también permite que, a los animales omnívoros, como los perros, o los carnívoros, como los gatos, que se les alimente con piensos veganos que acaban reventándoles el hígado y trastornando su metabolismo. Para el perro no es beneficioso que en su dieta falte la carne, aunque necesite algunos vegetales por su fibra, vitaminas o antioxidantes, y aunque aceptan mejor que los gatos comida no carnívora porque que pueden digerir mejor el almidón de los vegetales. Pero ello no significa que puedan ser vegetarianos, y a la larga lo pagan con sus salud y su vida porque es contrario a su naturaleza originalmente depredadora.

‘También se permite que, a los animales omnívoros, como los perros, o los carnívoros, como los gatos, se les alimente con piensos veganos que acaban enfermándoles y trastornando su metabolismo, porque sus dueños no quieran comer carne’

Lo mismo sucede al obligar a un gato a seguir una dieta vegetariana porque puede repercutir negativamente en su salud, estos, como carnívoros, necesitan de ciertos nutrientes que se encuentran específicamente en la carne, como la taurina y, si no los consumen, pueden caer gravemente enfermo. Pero sus dueños, amaestrados y adoctrinados bajo sus creencias veganas y no querer consumir ninguna proteína animal, y creyéndose omnipotentes dioses para decidir sobre otro ser, obligan a sus mascotas a alimentarse según sus propias ideas y creencias personales, olvidándose que esa dieta no está diseñada para cumplir con los estándares de bienestar de tu mascota sin importarles un rábano la salud de estos.

 

A veces, estos enfermos obligan a sus bebés y niños pequeños a llevar sus propias dietas veganas con las consecuentes enfermedades y muertes que conlleva está practica a tan tiernas edades, ya que, dependiendo de perfil de salud de un niño, puede desarrollar deficiencia de hierro en la sangre del pequeño, pudiendo provocar un retraso en su desarrollo psicomotor. Una deficiencia de vitamina B12 que puede ocasionar anemia, y de vitamina D, que puede originar el raquitismo. La Ley es tajante contra estos energúmenos y ya son demasiadas las páginas negras escritas sobre este tema.

 

Del tema de las consecuencias de forzar a dietas veganas a las mascotas las enfermedades que adquieren podrían decir mucho los veterinarios, pero nadie quiere despapar el melón. Hay demasiados intereses en juego, por ejemplo, los gatos sin suficiente taurina corren el riesgo de desarrollar un trastorno potencialmente mortal llamado miocardiopatía dilatada donde el músculo cardíaco se vuelve muy delgado y débil, lo que les impide bombear sangre y suministrarle oxígeno al cuerpo. Y los perros que obligan a ser veganos tienen muchas probabilidades de contraer cáncer, infecciones, hipotiroidismo o padecer obesidad. y sin contar que cada raza de perros tienes sus propias necesidades.

‘Estos enfermos animalistas, en multitud de casos suelen obligar a sus bebés y niños pequeños a llevar sus propias dietas veganas con las consecuentes enfermedades y muertes que conlleva está practica a tan tiernas edades’

Pero las millonarias sumas que producen los piensos de mascotas a las multinacionales y los pingües beneficios que aportan a los veterinarios consiguen que su silencio sobre las verdaderas repercusiones negativas en la salud de los animales al mirar para otro lado. De todas formas, si hay que sacrificarlo, su dueño, omnipotente poderoso, decidirá su eutanasia sin remordimientos. Después se compra otra mascota y punto.

 

Ahora que llegan de nuevo los carnavales, volveremos a ver mascotas disfrazadas de las más variopintas formas reales o no, porque lo decide su dueño. Y de la misma manera que ahora un humano puede sentirse identificado con cualquiera de las infinitas maneras de sexo, especies animales o inventadas, imaginar si mi perro decidiera que es una vaca, o trans porque lo decida su dueño, o convertirlo en objeto sexual y violarlo, u obligarlo a mantener relaciones sexuales porque lo decida su dueño o dueña. ¿Tendría derecho a hacerlo? Porque las leyes al final las cambian y tal como van los tiempos cualquier cosa es posible. Ya hay por ejemplo movimientos varios que solicitan que la zoofilia, que según parece se ha practicado en todas las civilizaciones, sea permitida.

 

Otro tema que daría que hablar, es la oda de tatuar ahora a las mascotas, y lo peor es que esto no está castigado.

‘Las millonarias sumas que producen los piensos de mascotas a las multinacionales y los pingües beneficios que aportan a los veterinarios consiguen que el silencio sobre las verdaderas repercusiones negativas en la salud de los animales’

Según publicaba El Mundo en 2014, también existen los proxenetas de animales que hacen el servicio llevando ellos mismo a los animales, y cuentan en su artículo que los más solicitados son perros y caballos, sobre todo por parte de mujeres, y que en su mayoría han sido adiestrados desde pequeños para un único fin: practicar sexo con personas. Aunque sea delito por el artículo 337 y la tipificación de la zoofilia: Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual.

‘De todas formas, si hay que sacrificar a la mascota porque ha enfermado, su dueño, omnipotente poderoso, decidirá su eutanasia sin remordimientos. Después se compra otra mascota y punto’

Pero no, eso al director de los derechos de los animales parece no importarle. Habrá que preguntarle algún día el por qué su Dirección de Derechos Animales propone penas de cárcel para el maltrato, pero no sobre el obligar a los animales a cambiar su alimentación natural. Por eso los veganos, con toda la buena intención de querer proteger a todos los animales, en realidad acaban no respetando ni la naturaleza de sus mascotas, unas veces por alimentarlos mal conforme a su especie, y otras decidiendo si pueden procrear o tener sexo, o no, y otras degradándolos con tatuajes, disfraces u otras tropelías.

La zoofilia está castigada por la Ley en el artículo 337 del código penal’

 

 

A %d blogueros les gusta esto: