VIDEOS DE TOROS

Tras el paso de la tempestuosa y nevada Filomena.

NOTICIA DE MUNDOTORO.COM DE MI AMIGO ALBERTO DE JESÚS QUE TE ANIMO A VISITAR.

 

Tras el paso de la tempestuosa y nevada Filomena, el campo bravo debe declararse actividad catastrófica. Primero por el COVID ya debieron haberlo declarado, y ahora por Filomena, sí o sí. Los distintos Gobiernos Autónomos, Ayuntamientos, la diversa fauna política, y los distintos medios de comunicación, interesados, o no, han solicitado insistentemente al Gobierno Central la declaración de zona catastrófica a las zonas más afectadas, una medida que el Consejo de Ministros ha aprobado por coherencia. Por ello, en este caso el Gobierno ha declarado zona catastrófica para Madrid y los territorios afectados por el temporal «Filomena», y a todos nos parece lo más justo.

El desastre causado por la pandemia del COVID 19, ha enviado al matadero a miles o decenas de miles de toros y vacas, y al registro de bajas de empresas a otras cientos, o más. Y a esta catástrofe que ha sufrido el campo bravo en el 2020, hay que sumarle que en 2021 la cosa pinta igual, o peor, de momento.

Del mismo modo, también nos parecería justo que todas las ganaderías de bravo afectadas gravemente por este temporal fuesen incluidas en un plan de urgencia catastrófica que las pudiera ayudar. Primero, y también, por el desastre causado por la pandemia del COVID 19, que ha enviado al matadero a miles o decenas de miles de toros y vacas, y al registro de bajas de empresas a otras cientos, o más. Segundo, porque a esta catástrofe que ha sufrido el campo bravo en el 2020, hay que sumarle que en 2021 la cosa pinta igual, o peor, de momento. Por ello, el campo bravo debe declararse actividad catastrófica.

Sería justo que todas las ganaderías de bravo afectadas gravemente por este temporal fuesen incluidas en un plan de urgencia catastrófica que las pudiera ayudar.

Queda claro que el tema es muy urgente y puede causar un daño irreversible a la cabaña brava española, y por supuesto, todas las que han sufrido destrozos y pérdidas de animales con el temporal Filomena y que ha causado cientos, o tal vez miles de reses bravas muertas, además de otros animales de la cadena alimentaria de otras tantas miles de explotaciones ganaderas, merecen ser declaradas actividad catastrófica.

La declaración de zona, actividad, catastrófica, según la Ley de Protección Civil pueden suponer medidas que cubran desde los daños ocasionados en las instalaciones y viviendas de las fincas, retirada de cubiertas, cesión de personal y vehículos para la retirada de nieves, o ayudas a explotaciones agrícolas o ganaderas y líneas de préstamos preferenciales por parte del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Ha habido ganaderos que han tenido a sus animales enterrados en la nieve durante días enteros hasta que han podido acceder con tractores a rescatarlos. Otros han perdido decenas de becerros sepultados por la nevada, o se han encontrado rotas las instalaciones y los techos donde se resguardaba la comida, o en otros casos, instalaciones donde se refugiaba el ganado.

Los argumentos son sencillos de entender para cualquiera que no sea político interesado o cargo público, o carga pública, que no quiere decir lo mismo, pero se sobreentiende. Prosigo, el desastre ganadero ha sobrepasado cualquier medida prevista, y ya se sabe que la realidad casi siempre suele superar las previsiones más pesimistas. En este caso, conozco ganaderos que han tenido a sus animales enterrados en la nieve durante días enteros hasta que han podido acceder con tractores a rescatarlos. Otros han perdido decenas de becerros sepultados por la nevada, o se han encontrado rotas las instalaciones y los techos donde se resguardaba la comida, o en otros casos donde se refugiaba el ganado, lo que se resume en centenares de miles de euros en cientos de ganaderías que nadie va a restituirles. Y lo peor, es que los animales seguirán muriendo mientras no puedan acceder a atenderlos. Por ello, el campo bravo debe declararse actividad catastrófica.

Urge crear una comisión de coordinación, integrada por representantes de las administraciones estatales, autonómicas y locales, junto a los representantes ganaderos de las distintas asociaciones de bravo para atender los informes de cada uno de los afectados en cada zona.

Desde estas líneas y a través de este importante portal, reivindico en nombre de todos los ganaderos de bravo, y del resto de explotaciones también, que se dicte una medida de urgencia de la misma magnitud que la dictada recientemente y, de la que se beneficien los posibles afectados y que contemple desde exenciones fiscales a ayudas por los daños ocasionado en sus ganaderías, tanto materiales, como en las reses muertas. Urge por ello crear una comisión de unión, integrada por representantes de las administraciones estatales, autonómicas y locales, junto a los representantes ganaderos de las distintas asociaciones de bravo y para atender los informes de cada uno de los afectados en cada zona.

Se que no lo veremos, pero echo de menos a los chillones de turno que se suelen manifestar por un perro o la vaca Margarita y que en este caso ni están ni se les espera, pero ya lo sabemos nosotros, porque los taurinos ganaderos son el colectivo más ecologista del mundo. Tampoco veo al flamante Dr. General de los derechos de los animales, ni a ninguno de sus bien remunerados compañeros, reivindicando que estas ganaderías de bravo sean declararas actividad catastrófica. Está claro que el toreo les importa un comino y algunos se están frotando las manos viendo al toreo contra las cuerdas. Pero no olviden que hasta el último segundo el combate continua, y que hasta el rabo todo es toro.

 

Ahora también podéis comprar la edición del mes de febrero de la revista Bous al carrer con un especial de «Filomena». ¡No te lo pierdas!

A %d blogueros les gusta esto: