VIDEOS DE TOROS

efecto dominó

ARTÍCULO DE OPINIÓN DE MUNDOTORO.COM DE MI AMIGO ALBERTO DE JESÚS QUE TE ANIMO A VISITAR.

La suspensión de los Sanfermines del 2021 no es un puntillazo mortal, pero sí una puñalada tremenda, por no llamarla trapera y traicionera, al mundo del toro, tanto en lo que refiere a la lidia ordinaria como a la fiesta popular, así como a la economía pamplonica y sobre todo a la enorme labor que desempeña la Casa de Misericordia.

La suspensión de los Sanfermines del 2021 no es un puntillazo mortal, pero sí una puñalada tremenda, por no llamarla trapera y traicionera, al mundo del toro

Un decisión política justo en el día del segundo escalón sanferminero que es un despropósito en sí, ya que con toda seguridad existen otras, o varias, alternativas para no suspender los sanfermines en su totalidad. Pero seguramente es lo que le interesa a la política navarra en estos momentos, suspender y dejar herida de muerte a la feria del toro. Puestos a destruir más, que empiecen por las estructuras taurinas y se acabó. Pero la cobardía de estar en las instituciones en un sillón y con un sueldazo no es la misma valentía que la que dejan por escrito en sus programas electorales.

La cobardía de estar en las instituciones en un sillón y con un sueldazo no es la misma valentía que la que dejan por escrito en sus programas electorales.

Opciones haberlas haylas, por ejemplo, se han permitido en España maratones, con el fin de no suspenderlos, donde se han seleccionado un mínimo de corredores que debían cumplir unas condiciones específicas, pcrs, aislamientos, protocolos, etc…

¡¡Se ha autorizado a la gente acudir a mítines en Cataluña, e incluso se va a permitir que los contagiados por COVID puedan salir de sus casas para ir a votar!!

Se permite a la gente ir en transportes públicos apelotonados y contagiándose continuamente.

Se cierran los bares en algunas Comunidades mientras se permite tenerlos abiertos en las universidades y otros lugares.

Esta decisión no va a gustar a ninguna de las partes involucradas y podrían movilizarse para que se cree una mesa con el fin de encontrar soluciones.

Se autorizan conciertos de varios miles de personas porque siguen un protocolo… Pero los toros no, los toros se prohíben por decreto con el argumento de siempre porque la gente se puede contagiar y, aquí no pasa nada. Bueno, no pasa hasta que pase, porque me consta que esta decisión no va a gustar a ninguna de las partes involucradas y podrían movilizarse para que se cree una mesa con el fin de encontrar soluciones.

Si no se celebran los Sanfermines esos toros corren la posibilidad real de que mueran en un lúgubre matadero a precio de carne. Los ganaderos de las vaquillas igual acabaran apuntillando a parte de su ganado. Los profesionales taurinos pasaran de nuevo la mano por la pared, los hoteles, transportes, sastres, puyeros, cabestros, carpinteros, etc

Con esta salomónica decisión dictatorial no se podrán lidiar los ocho festejos mayores previstos, más los populares como los recortadores, vaquillas, etc… lo que significan que esos toros corren la posibilidad real de que mueran en un lúgubre matadero a precio de carne. Los ganaderos de las vaquillas igual acabaran apuntillando a parte de su ganado. Los profesionales taurinos pasaran de nuevo la mano por la pared, los hoteles, transportes, sastres, puyeros, cabestros, carpinteros, etc… etc.. etc..

Perfectamente se podría celebrar San Fermín con ciertos protocolos y condiciones, se puede definir el límite de aforo que se decida en el momento oportuno de la plaza de toros, y elegirse 500 corredores especializados que sean capaces de mantener la disciplina sanitarias, igual que de las decenas de miles deportistas o futbolistas que juegan cada semana en El Sadar.

A mi entender, perfectamente se podría celebrar la feria con ciertos protocolos y condiciones, se puede definir el límite de aforo que se decida en el momento oportuno de la plaza de toros, podrían elegirse 500 corredores especializados que sean capaces de mantener la disciplina de las decenas de miles deportistas o futbolistas que juegan cada semana en El Sadar o en cualquier campo de España. Y así, estudiar lo que es evitable, de lo que podría ser imprescindible. Todo ello unido a las plataformas de televisión que volvería a volcarse con este evento, podrían salvar el buen nombre de la Feria del Toro de Pamplona.

Se supone que para Julio la esperada vacuna anti-Covid ya habrá actuado y la mayoría de la población ya estará inmunizada.

Además, se supone que la esperada vacuna anti-Covid ya habrá actuado y la mayoría de la población ya estará inmunizada para la Feria del Toro. ¿Tanto cuesta que la gente que tenga que acudir a las corridas o se seleccionen para correr los encierros aporten el certificado como vacunado?, y si no, se les vacuna un mes antes y punto.

No es por joder, pero es por dar ideas y que no se me queden en la mete dando vueltas y así pueda fastidiar a lo que podría ser una estrategia política de quienes llevan años intentando prohibir los sanfermines y ahora estén pescando en río revuelto.

Tampoco digo nada del momento de gloria que debe estar viviendo el globalismo antitaurino, o el defensor de los animales (que se lleva 80.000 del ala cada año por conseguir estas cosas), o todos los que deben estar frotándose las manos a costa de una actividad que mueve millones de euros y pasiones inmensas.

No es por joder, pero es por dar ideas y que no se me queden en la mete dando vueltas y así pueda fastidiar a lo que podría ser una estrategia política de quienes llevan años intentando prohibir los sanfermines y ahora estén pescando en río revuelto.

Como se empiecen a suspender ferias como una barrera de fichas en el denominado efecto dominó, lo tenemos claro.

Por el bien de la fiesta, de su salud, de la libertad y de todo lo que puede provocar que los toros se suspendan de nuevo esta temporada, esperemos que los prefectas fariseos y a quienes presumen de defensores de la fiesta, y continuamente se les llena la boca, y a alguno el bolsillo, y hasta se rasgan las vestiduras como paladines de la defensa de la fiesta en las instituciones, empiecen a mover el culo. Porque como se empiecen a suspender ferias como una barrera de fichas en el denominado efecto dominó, lo tenemos claro. Pero a tiempo están, ya que la política es el arte de hablar y cambiar las cosas, pero la mediocridad puede dejar en evidencia en estos momentos a más de uno que no encontrará un hueco para meter la cabeza, dejando salva sea la parte al descubierto.

A %d blogueros les gusta esto: